El secreto de la serpiente verde – Huellas de una iniciación en la obra de Xul Solar.

Posted by on Ago 8, 2020 in Artículos | Comentarios desactivados en El secreto de la serpiente verde – Huellas de una iniciación en la obra de Xul Solar.

El secreto de la serpiente verde – Huellas de una iniciación  en la obra de Xul Solar.

Cuando el 5 de abril de el 1912 el estudiante de arquitectura Alexander Schultz de Solari deja atras Buenos Aires, su ciudad natal, partiendo con en el carguero «Highlander Carrier» hacia Europa, buscará dos cosas. Por un lado quiere profundizar su vocación artistica musical y pictórica, por otro lado esta buscando un verdadero saber esoterico. Estudiara en el museo británico la colección de obras del antiguo egipto y tambien las antiguedades prehispanicas. En una libreria en Turin encuentra el amanaque del grupo «Blaue Reiter» (Jinete azul) editado por Wassily Kandinsky y Franz Marc que le ayuda confirmar sus propias intenciones. Por un lado se ve la influencia de esos pintores en «Nido de fenices» (1914), pero por otro lado paralelamente desarollará su propia visión espiritual del mundo en cuadros como «Entierro» (1914) y «Dos Anjos»(1915). Su interes en el ocultismo lo lleva a visitar en 1914 al mago Aleister Crowley en Paris – un ocultista que años despues comenzará practicar magia negra. En el mismo año estudia «La ciencia oculta» obra clave de Rudolf Steiner. La obra de Steiner la seguira estudiando en los años venideros, en su biblioteca se encuentran 33 libros del mismo: 21 en lengua alemana, 5 en frances, 4 en español, 2 en ingles y uno en italiano. Sucede algo paradojico : Xul que habia esperado alcanzar en sus viajes una vez el Oriente, comienza profundizar y pintar en Munich motivos precolombianos por ejemplo en los cuadros «Tlaloc, el dios de la lluvia» (1923) o en «Nanawatzin» (1923). Es notable que en los cuadros de esta epoca emerge en varias ocasiones una serpiente verde (en los cuadros del año 1923 por lo menos en veinte obras). Con la serpiente verde tocamos uno de los antiguos misterios prehispanicos pues la divinidad Quetzalcoatl bien conocida en la tradicion de Mexico, quiere decir literalmente «la serpiente cubierta con las plumas del Quetzal». El «Quetzal» era un ave con plumas de brillo verdoso y «coatl» quiere decir serpiente. Veamos ahora mas detalladamente la serpiente verde en su obra.  La serpiente verde  En el ambito cultural aleman se conoce la serpiente verde a través del cuento esoterico de Johann Wolfgang von Goethe «De la serpiente verde y el lirio hermoso». En este cuento las diversas figuras representan el desarrollo de las fuerzas animicas y espirituales del ser humano. Siguiendo alli el tema de la serpiente verde se descubrirá, que es un ser benefactor del cual proceden los impulsos cruciales que llevan al avance de historia. Ella encama la sabiduría, que en contraposición al puro saber intelectual que representan los «fuegos fatuos» (lrrlichter) «digiere», el saber transformandolo en sabiduria. Esto le permite entrar en las profundidades de las grieta entre las rocas. Es tambien la serpiente la que se sacrifica en el momento crucial, permitiendo así el desarrollo de un bienestar colectivo. Sin entrar en detalles, podemos resumir que la serpiente verde representa el alma purificada, o para decirlo en una palabra que Rudolf Steiner tomó del sanscrito: ella representa al «manas», o » razón superior» (en alemán se denomina «Geistselbst»).  Teniendo presente lo antedicho, observemos ahora algunas de las obras de Xul Solar de la ya mencionada decada de los años 20 del siglo pasado. Sus cuadros son, con pocas exepciones, acuarelas de pequeño tamaño, por ejemplo «Fluctúo» (1919) y «Reptil ke sube» (1920). En ambas, la serpiente tiene algo amenazante, en « Reptil ke sube» aparece de abajo y arrebata un pájaro, en « Fluctúo» vemos a una mujer (?) asustada que se enfrenta a una serpiente. El título «Fluctúo», quiere decimos que todo fluye – en el sentido...

Continuar leyendo

La vasija mágica

Posted by on Jun 21, 2020 in Libros | Comentarios desactivados en La vasija mágica

La vasija mágica

La vasija mágica Mariana Leunda Lila y Valentín encuentran una vieja vasija que ¡oh sorpresa! ¡es mágica! Para niños a partir de los 7 años   Cuidaré mi alma que es vasija santa para que se llene  de lo que dé calma.   Lo que sea escabroso, lo que dé temor, si no halla cabida, afuera quedó.   Cuidaré mi alma que es vasija santa para que se llene  de lo que dé calma.   Mariana Leunda Para comprarlo o regalarlo, ponte en contacto conmigo: Nombre y apellido (requerido) Correo electrónico (requerido) Asunto...

Continuar leyendo

La infancia y el Ser de Cristo

Posted by on Jun 21, 2020 in Libros | Comentarios desactivados en La infancia y el Ser de Cristo

La infancia y el Ser de Cristo

La infancia y el Ser de Cristo Peter Selg   Hojear las primeras páginas del libro: Para comprarlo o regalarlo, ponte en contacto conmigo: Nombre y apellido (requerido) Correo electrónico (requerido) Asunto...

Continuar leyendo

Humildad

Posted by on Jun 15, 2020 in Artículos, y de estas virtudes... ¿cuáles conozco?...¿cuáles practico? | Comentarios desactivados en Humildad

Humildad

La humildad proviene de hacer nuestra tarea con dedicación, de entregarnos a ella dócilmente, y de avanzar con calma. Humildad es dedicación hasta el punto de no pedir nada a cambio. Si tú no amas la tarea el cien por cien , en algún momento te resultará agobiante y, por lo tanto, exigirás algún tipo de reconocimiento. Cuando te gusta lo que haces, solamente tienes en cuenta lo que es bueno para tu trabajo, y no para ti. Tomas de todos y de todo sólo lo que necesitas para completar tu tarea y nada más. La humildad es una fuerza que atraviesa las fluctuaciones mentales y nunca se apoya indebidamente en nadie ni impide a otros hacer lo que quieren hacer, ni les quita energías. Una persona humilde nunca cesa de aprender, pero nunca considera a nadie en particular como su maestro. Una roca puede enseñar a alguien humildad si justo ambos se encuentran en el lugar y el momento precisos. Elige un maestro conscientemente y tendrás siempre que repetir: “El/Ella es mi maestro/a”. Tú te has posicionado y, por lo tanto, detenido. Es mucho mejor seguir marchando con el ojo atento a las lecciones espontáneas. No es necesario el reconocimiento o la creación de un conjunto de principios preimpuestos. La vida es lo suficientemente rica. No hay nada que comprar. Resulta extraño que una de las condiciones más importantes de la humildad sea un fuerte sentido de identidad: perder el “mi” de la vida, pero nunca el “yo”. El sentido de quién eres realmente, de los altibajos de tu personalidad, tus valores y tus partes no exploradas, todo esto tiene que conocerse y entenderse bien, pero, al mismo tiempo, debe haber una disposición a liberar todo eso y observar cómo la vida puede llegar a utilizar los aspectos más “espinosos” de nuestra personalidad, si fuese necesario, enlazar todo. Como si se envolviera un bonito obsequio. Si tú no puedes ser el obsequio, al menos será posible que seas el papel y la cinta. Si no existe un sentido de identidad, es difícil aprender de alguien. En lugar de aprender de esa persona, querrás ser ella (o hacer lo mismo que ella hace). La característica contrastante de la humildad es la conciencia de que aunque exista una fuerza personal, un don, éste posee su propia belleza que proviene de una fuente mucho más grande que mi manifestación de él y, por lo tanto, puede haber una especie de orgullo porque es una posesión. La belleza pertenece a ella misma. De esta manera una persona humilde puede manifestar sus cualidades abiertamente. Esto es reconfortante en un mundo donde, si no hay ego, se dan una serie de actitudes forzadas para aparentar modestia. Una vez conocí a una persona humilde. Nunca conversé con ella, pero ella irradiaba tanta bondad y dulzura que parecía no estar allí, sin embargo, al mismo tiempo su presencia causaba un gran impacto. No se podía expresar con palabras, pero sí se podía sentir: el esmero, el autoconocimiento, la dedicación a su trabajo. Fue muy provechoso todo esto ya que lo esencial en la humildad es ser invisible y, por lo tanto, a menos que uno tenga una mente muy aguzada, por lo general, es muy difícil aprender de alguien invisible. Pero ella supo escuchar aquellas vibraciones silenciosas y logró aprender, y entonces, logró su lugar en el gran mecanismo espiritual que actúa bajo la superficie para cambiar las...

Continuar leyendo

El sendero de la Iniciación

Posted by on Jun 15, 2020 in Artículos | Comentarios desactivados en El sendero de la Iniciación

El sendero de la Iniciación

El sendero de la Iniciación En: Meditación (p. 130) Editorial Antucura Massimo Scaligero Un moderno buscador de lo suprasensible debe poderse explicar por qué la experiencia sensible puede llevarlo hacia lo que busca. La percepción, en su pura objetividad, independiente de influencias psíquicas, es una relación directa del Espíritu con lo corpóreo: relación que, sin embargo, se desarrolla en un grado de conciencia que corresponde al sueño profundo. Una de las técnicas fundamentales de la ascesis solar (el percibir puro) es llegar a ser consciente, por medio de la contemplación, de la relación extra-consciente del Yo con lo sensible en la percepción. La experiencia contemplativa del proceso sensorial, mediante la percepción de puntuales entes de la naturaleza física, es justamente una de las operaciones cuya finalidad es la purificación del cuerpo astral, o sea la relación del cuerpo astral con el Yo, preparatoria de la Iniciación, y que indicamos como la conquista de la moralidad esencial: una terapia del alma y del cuerpo. El percibir puro es una experiencia interior posible sólo para el hombre moderno: algo desconocido para el hombre antiguo, o tradicional, cuyo percibir sensorial por constitución traía consigo su propio contenido interior. El contenido interior se ajustaba perfectamente a la percepción sensorial: al contrario del asceta moderno quien debe conquistarlo mediante la voluntad. El pratyhara (en sánscrito, el control o retiro de los sentidos) como técnica del Yoga, era una disciplina vuelta a desligar de los órganos sensoriales la actividad interior correspondiente, para luego utilizarla para la experiencia suprasensible: mientras que el percibir puro, posible para el asceta de la época moderna, es un captar la relación en la percepción misma, para así poder experimentar las fuerzas metafísicas que el Yo expresa, por medio de los órganos sensoriales, en la realidad física. La tergiversación del dato sensible, no es causada por la percepción sensorial, sino por el uso que hace de ésta el cuerpo astral como “cuerpo del deseo”. Ya en el momento en el que el pensamiento se vincula con el contenido sensible, este contenido se manifiesta ya alterado: ni tampoco el experimentador puede captar la relación directa del Yo con lo...

Continuar leyendo